Obtén tu Máscara Cerena con ENVÍO GRATIS

¿Qué es la Ansiedad y Cómo Puede Afectar tu Sueño?

¿Qué es la Ansiedad y Cómo Puede Afectar tu Sueño?

Muchas veces nos encontramos en momentos donde la preocupación por alguna situación, circunstancias o aspectos de nuestra vida nos causa intranquilidad y estrés. No poder dormir, no dormir el tiempo necesario, estar en un estado nervioso alterado o que simplemente nos invaden pensamientos negativos. Todos estos factores pueden ser un indicio de que se esté sufriendo de un trastorno de ansiedad.

Pero… ¿Qué es la Ansiedad?

La ansiedad es un estado emocional en el que nuestro sistema nervioso entra en alerta ante situaciones que se consideren un peligro. La respuesta fisiológica a este período de emociones primitivas cosiste en poner en alerta todo nuestro sistema y movilizar los recursos necesarios para detectar los peligros o posibles amenazas y así lograr la supervivencia. Como vemos, es un instinto natural y necesario, pero el mismo se convierte en un problema cuando se presenta de manera desproporcionada en comparación al motivo que lo genera o se mantiene por tiempos muy prolongados.

Este período emocional conlleva una actividad tanto fisiológica como cognitiva, generando, como consecuencia, una activación mental que se traduce en preocupaciones, angustia, incertidumbre o problemas de insomnio. La ansiedad se presenta de maneras diferentes en cada persona, pero es muy común que esta condición se precipite en momentos antes de dormir, lo que hace difícil, en muchos de los casos, poder conciliar el sueño, dormir con tranquilidad o simplemente poder descansar.

Ansiedad nocturna

La ansiedad nocturna es cuando ese estado de alerta se presenta en el momento que decidimos dormir, pero elementos como pensamientos negativos, angustia, incertidumbre nos impiden descansar, y por lo tanto, conciliar el sueño.

Esos momentos de preocupación, conmoción, intranquilidad y angustia que se presentan antes del sueño, genera en el cuerpo una actividad fisiológica que tiende a aumentar los niveles de ansiedad y estrés, lo que produce a su vez, un incremento progresivo de ese estado de alerta presente en el organismo lo que hace más difícil lograr relajarse, y por lo tanto, poder dormir.

En otras palabras, cuando dedicamos mucho tiempo a procesar todos esos pensamientos que nos inquietan y nos causan preocupación, suelen cultivarte y multiplicarse hasta el punto de crear estrés neuronal y aumentar la ansiedad, esto se encierra en un círculo vicioso que puede afectar negativamente en nuestra capacidad para dormir, de descansar e interrumpir nuestro clico de sueño.

Las consecuencias de la interrupción del ciclo del sueño causado por la ansiedad nocturna, pueden derivar en falta de energía, desinterés en las actividades diarias, poco rendimiento, problemas de concentración y hasta irritabilidad.

                                

Síntomas de la ansiedad

Como hemos mencionado anteriormente, la ansiedad es una emoción natural y necesaria del ser humano, pero esta se convierte en un trastorno cuando su presencia trae consecuencias fisiológicas. A continuación te mencionaremos algunos de los síntomas más comunes de la ansiedad nocturna:

Taquicardia

Muchas veces cuando se tiene un ataque de ansiedad, suele presentarse arritmia o una sensación de que se acelera el corazón.

Asfixia

Comúnmente ligada al miedo, esta sensación de falta de aire o de no poder respirar es evidente en momentos de preocupación excesiva.

Dolores musculares

Suelen ser inespecíficos. Cuando se está en un estado de estrés pueden presentarse dolores de cabeza, brazos, piernas, etc.

Sudoración excesiva

Hay personas que suelen presentar este síntoma, se evidencia cuando existe transpiración moderada sin ninguna otra razón que la justifique.

Parestesias

Puede existir una sensación de hormigueo en algunas partes del cuerpo como brazos, piernas. Es muy frecuente cuando hay episodios de miedo, temor o incertidumbre.

Mareos o vértigos

También se le denomina vértigo secundario a la ansiedad. Ya que estos mareos se le asocia a la ansiedad cuando no existe ninguna otra justificación que los cause.

Síntomas gastrointestinales

Se presentan generalmente en síntomas como nauseas o asqueo. Esto se debe a que, cuando existe un nivel elevado de estrés y ansiedad, nuestro organismo produce sustancias como serotonina y su desregulación afecta nuestro sistema digestivo.

 

¿Qué causa la ansiedad?

Los motivos por los que se puede sufrir de un trastorno de ansiedad pueden variar en cada persona, pues comúnmente esta está ligada a situaciones de estrés o circunstancias personales, laborales, económicas o emocionales. Sin embargo, hay factores frecuentes que pueden encontrarse en muchos de estos escenarios.

Estrés

Es una de las causas más comunes, ya que puede estar ligado a temas de trabajo, crisis económica, problemas familiares o de pareja. Eventos negativos que suelen ser frecuentes, son parte de la cotidianidad o tienden a prolongarse con el tiempo.

Preocupaciones anticipadas o imaginarias

Solemos afanarnos con cosas que aún no ocurren y sus posibles consecuencias a futuro. Esta situación puede dejarnos caer en imaginaciones y exageraciones de situaciones que pueden salir de nuestra realidad.

Relacionar situaciones con la noche

Eventos como discusiones de pareja, problemas familiares, pensamientos con respecto a alguna situación negativa, como la falta de dinero o trabajo, dolencias o enfermedades, pueden presentarse justo antes de dormir. Como la ansiedad conlleva un componente asociativo, podemos relacionar esos sucesos con la noche, lo que produce los problemas de sueño o reduce la capacidad de dormir.

¿Cómo afecta la ansiedad durante el sueño?

Es evidente que eventos excesivos de ansiedad nocturna produce problemas para conciliar el sueño e iniciar con tranquilidad el proceso del descaso durante la noche. Pero es también cierto que procesar eventos traumáticos, preocupaciones, miedos o acontecimientos que se consideren peligrosos puede tener reacciones o alteraciones durante el sueño. A continuación desarrollaremos algunas de las disfunciones del sueño ligadas a la ansiedad:

Pesadillas

Las pesadillas son ensoñaciones con contenido muy emotivo, por lo general espantoso, que produce un incremento moderado de la activación fisiológica. Esta experiencia suele tener afectaciones emocionales, lo que su aparición puede incidir en la ausencia del sueño.

Ataques de pánico durante el sueño

Estos eventos suelen estar muy relacionados con personas que padecen de angustia moderada. Aunque también son frecuentes durante el día, los ataques de pánico nocturno acostumbran venir acompañados de insomnio y sueño intranquilo y pueden ser consecuencia de la ansiedad diurna.

Sonambulismo

Si bien es muy poco frecuente en la edad adulta, la presencia del sonambulismo en la adultez suele estar relacionada con episodios de estrés moderado.

Recomendaciones para evitar o calmar la ansiedad

Es inevitable que a lo largo de nuestra vida no enfrentemos a situaciones complejas que nos causen estrés y ansiedad, pero es muy importante saber reconocerlas, afrontarlas y manejarlas de manera eficaz para que su presencia no se cronifique o se convierta en un problema.

La ansiedad es incompatible con el sueño, y el sueño es necesario para el descaso y el rendimiento en muchos aspectos importantes de nuestra vida. Por eso es significativo saber cómo controlar esos ataques de ansiedad que se presenta antes de dormir. A continuación te dejaremos unos consejos que ayudarán a aliviar o calmar la ansiedad nocturna:

Establece un horario de sueño

Es importante definir una rutina fija para ir a dormir y respetar esa hora. Ya que el cerebro debe saber cuándo dormir y cuándo estar despierto. Esto hace que el sistema cardiaco se programe y pueda producir un sueño natural.

Realiza ejercicio

Establecer una rutina de ejercicio, de al menos 30 minutos al día, puede ser beneficioso tanto física como psicológicamente. Al tener actividad física nuestro sistema libera sustancias como serotonina y endorfinas que son beneficiosas para el estado de ánimo.

Además, que el ejercitar el cuerpo ayuda a liberar estrés y esta rutina te hará llegar cansado a casa y de seguro te ayudará a dormir mejor.

Pero es importante mencionar que no es recomendable realizar esta rutina justo antes de dormir, puesto a que nuestro sistema nervioso estará activo lo retardaría el proceso de conciliación del sueño.

Come saludable

Evita a toda costa las comidas pesadas antes de acostarte. La alimentación es muy importante para nuestro rendimiento y bienestar general. Una buena alimentación garantiza un buen estado físico, y este beneficia a nuestro estado de ánimo, lo que aportaría a la ausencia de ansiedad e insomnio.

No es recomendable tomar café o bebidas energéticas justo antes de dormir, ya que estas suelen activar nuestro sistema nervioso por largos periodos, lo que afectaría negativamente en la conciliación del sueño.

Relájate

Es recomendable practicar técnicas de relajación antes de dormir, ya que ayuda a despejar la mente y a combatir el insomnio. Realiza rutinas de respiración profunda, mindfulness, escuchar música suave, etc.

Evita los equipos electrónicos

Expertos sugieren que el uso de estos equipos electrónicos, como el celular, ordenadores y televisores estimula la actividad mental debido a la cantidad de iluminación que estos utilizan, lo que produce dificultad para dormir.

Por tal motivo se recomienda no utilizar ningún aparato electrónico, al menos 30 minutos antes de irse a dormir.

Cuida tu habitación

Mantener el dormitorio limpio, ordenado, ventilado y a una temperatura adecuada es de vital importancia. Utiliza la habitación solo para descansar o mantener relaciones íntimas. Evita el uso del ordenador y la televisión, ya que puede ser contraproducente para nuestro cerebro.

Buscar nuestro sitio